La creatividad no es algo con lo que solamente nacen algunas personas, todos tenemos esa capacidad, solamente tenemos que aprender a ejercitarla y desarrollarla.

Tenemos la idea de que solamente la necesitan quienes trabajan en diseño, comunicación y artes, pero en realidad la creatividad nos es muy útil a todas las profesiones. Ejercitar nuestra creatividad nos viene muy bien al momento de encontrar soluciones a los problemas de trabajo, ver las cosas desde otra perspectiva diferente a la de todos los demás.

Ahora te daremos algunos ejercicios sencillos para que vayas armando tu gimnasio mental y pongas a trabajar tu cerebro.

Haz garabatos

En una hoja haz garabatos como te dé la gana, la única regla aquí es que debes llenar la hoja, no se vale hacer dos rayones y ya. Una vez que ya tienes la hoja completa, busca entre tus garabatos para encontrar pajaritos escondidos y darles vida. Con otro color, haz ojos, picos, patas, lo que se te ocurra. Hecha a volar tu imaginación, puedes dedicarle a esta actividad entre 5 y 10 minutos.

 

Abúrrete

Sí, haz algo que te parezca aburrido, por ejemplo planas de letras o números. Mientras ocupas tus otros sentidos en una actividad monótona, tu mente tiene la libertad de pensar en otras cosas. Podría ahí salir la solución que estabas buscando.

A esta actividad puedes dedicarle 15 minutos.

 

Sé imperfecto

El perfeccionismo es un conocido archi-enemigo de la creatividad. Recuerda siempre que las malas ideas no existen, experimenta, prueba, equivócate.

Si quieres que todo salga perfecto siempre, limitas a tu cerebro. En cambio, si abrazas la imperfección y los errores, le das a tu cerebro rienda suelta para que piense lo que quiera y, entre todas esas ideas, encontrarás la que encaja perfecto con tu problema.

Escribe un diario

No hablo de un diario de amor como los adolescentes en las películas, sino un diario de ideas.

Elige un horario en el cual te dediques solamente a tu diario creativo y oblígate a escribir ideas. Recuerda que no hay malas ideas, no midas su calidad, solamente escribe. Te darás cuenta que eventualmente te será más fácil escribir tus ideas.

Dedícale al menos 20 minutos.

 

Regresa en el tiempo

Recuerda cuando estabas pequeño y te encantaba preguntar acerca de todo.

Investiga, sobre el tema que quieras, puede ser referente al trabajo o sobre algo que te platicaron. No tiene que ser una investigación exhaustiva, ni necesitas preocuparte por usar el formato APPA.

La curiosidad es algo que debemos mantener despierto para que los jugos creativos fluyan, si asumimos que ya lo sabemos todo, nos limitamos al conocimiento que hemos adquirido.

 

No tienes que hacer diariamente todas estas actividades que te sugerimos (excepto el diario creativo, ese sí). Puedes elegir una y, junto con tu diario creativo, dedicarles un tiempo, desconéctate un rato y dedicaselo a tu creatividad. Con el tiempo irás desarrollándola y te será más fácil pensar en ideas y soluciones en tu lugar de trabajo.

Cuéntanos qué es lo que haces tú para desarrollar tu creatividad y si haz hecho alguna de las actividades que mencionamos.